Para dormir mejor: Practica esta rutina de descanso

¿No duermes bien? Entrar en un bucle de estar siempre cansado por el día, es peligroso. Si sabes que tienes sueño, pero no te puedes dormir, no duermes profundamente o directamente no pegas ojo en toda la noche, necesitas organizarte una rutina de descanso.

Establecer una rutina de descanso, mejora tu calidad de vida. Te estoy hablando de enseñarle a la mente y al cuerpo como relajarse antes de dormir. Entrenar el sistema para ir cerrando el puesto y entender que es la hora de dormir, no cuesta mucho. Y ¿El resultado? Menos estrés y ansiedad.

rutina de descanso para dormir bien

Lo primero es crear y mantener un entorno agradable donde dormir. Tener un espacio oscuro, silencioso y cómodo transforma tu dormitorio en un oasis de calma y relax; Yo procuro tener el cuarto limpio y despejado de trastos innecesarios, invierto siempre en ropa de cama apropiada ( también vale una manta de peso si sufres de ansiedad extrema) y hago que el cuarto tenga un aroma relajante usando un difusor de aromaterapia o una vela aromática.

como dormir mejor

Programa una alarma para sonar una hora antes de irte a dormir. Tienes que tomar control y programar tu cerebro para que haga lo que tú quieres, porque si lo dejas a su bola, no se apaga nunca. Lo ideal es conseguir de 6 a 9 horas de descanso cada noche así que, sabiendo a la hora que necesitas levantarte puedes calcular cuando debes acostarte y empezar tu rutina de descanso a la misma hora todas las noches.

¡Apaga los aparatos! En cuánto suena tu alarma, apaga todos tus aparatos. Las pantallas emiten luz azul que engañan a la mente haciéndola creer que es de día. El resultado es que el cerebro suprime la producción de melatonina y te mantiene despierto. Para poder dormir bien el cuerpo tiene que producir melatonina y actividades como ver Netflix, mirar las redes sociales o jugar con el móvil, te impiden hacerlo.

Escribe una lista. Pensar en el trabajo cuando no estás en el trabajo, causa estrés y ansiedad. Estamos todos bajo una presión mental enorme y la mente, no puede con tanto. Crear una lista con las cosas que harás mañana te deja organizar y procesar tus pensamientos, aparcándolos emocionalmente en otro sitio antes de irte a la cama.

Prepara un snack ligero pero calmante. Cenar fuerte justo antes de irte a la cama, es terrible porque hace que tu sistema permanezca en un estado de alerta produciendo hormonas del estrés, como la adrenalina. Dicho eso, comer algo ligero como un poco de fruta, un yogur o unos frutos secos (que tienen un contenido alto de melatonina) te calma la mente y el cuerpo. ¿Eres fan de las infusiones? Una taza pequeña de camomila o lavanda también promocionan el sueño.

Estira, respira, relaja… El yoga y la meditación son geniales para practicar a última hora del día. Estirar y hacer ejercicios con la respiración hace maravillas para relajar cuerpo y mente. No hace falta convertirte en un maestro del yoga y tampoco tienes que estirar como si estuvieras preparando el cuerpo para las olimpiadas pero unos estiramientos ligeros como estos antes de meterte a la cama y el ejercicio de respiración que describen aqui son dos mini sesiones perfectas para relajarte justo antes de dormir.

Para dormir mejor, practica y perfecciona tu rutina de descanso

Lo dicho Jefe: Las consecuencias de dormir poco o mal son terribles… La falta de sueño aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades del corazón. Y nos hace operar fatal. ¡Establece una rutina de descanso decente para dormir mejor y ganar en productividad!